Castejón en poder del Cid

Leer el paisaje

Anónimo

CANTAR DEL MÍO CID

Castejón cae en poder del Cid

22. El Cid entra en el reino moro de Toledo, tributario del rey Alfonso

«¡Temprano dat çebada, si el Criador vos salve!
El que quisiere comer; e qui no, cavalgue.
Passaremos la sierra que fiera es e grand;
la tierra del rrey Alfonso esta noch la podemos quitar.
Despues qui nos buscare fallarnos podra.»
De noch passan la sierra, venida es la man,
e por la loma ayuso pienssan de andar;
en medio d’una montanna maravillosa e grand
fizo Mio Çid posar e çevada dar.
Dixoles a todos commo querie trasnochar;
vassallos tan buenos por coraçon lo an,
mandado de so sennor todo lo han a far.
Ante que anochesca pienssan de cavalgar,
por tal lo faze Mio Çid que no lo ventasse nadi.
Andidieron de noch que vagar non se dan.
O dizen Castejon el que es sobre Fenares
Mio Çid se echo en çelada con aquelos que el trae.

23. Plan de campaña. Castejón cae en poder del Cid por sorpresa. Algara contra Alcalá

Toda la noche yaze en çelada el que en buen ora nasco
commo los consejava Minaya Albar Fannez.
«¡Ya Çid en buen ora çinxiestes espada!
Vos con çiento de aquesta nuestra conpanna
pues que a Castejon sacaremos a çelada…»
«Vos con los dozientos id vos en algara;
ala vaya Albar Albarez e Albar Salvadorez sin falla,
e Galin Garçia una fardida lança
cavalleros buenos que aconpannen a Minaya.
A osadas corred que por miedo non dexedes nada.
Fita ayuso e por Guadalfajara
fata Alcala leguen las algaras,
e bien acojan todas las ganançias,
que por miedo de los moros non dexen nada.
E yo con los çiento aqui fincare en la çaga;
terne yo Castejon don abremos grand enpara.
Si cueta vos fuere alguna al algara
fazedme mandado muy privado a la çaga;
¡d’aqueste acorro fablara toda Espanna!»
Nonbrados son los que iran en el algara,
e los que con Mio Çid ficaran en la çaga
Ya quiebran los albores e vinie la mannana,
ixie el sol, ¡Dios, que fermoso apuntava!
En Castejon todos se levantavan,
abren las puertas, de fuera salto davan
por ver sus lavores e todas sus heredades.
Todos son exidos, las puertas abiertas han dexadas
con pocas de gentes que en Castejon fincaran;
las yentes de fuera todas son deramadas.
El Campeador salio de la çelada,
corrie a Castejon sin falla.
Moros e moras avienlos de ganançia,
e essos gannados quantos en derredor andan.
Mio Çid don Rodrigo a la puerta adelinnava;
los que la tienen quando vieron la rebata
ovieron miedo e fue desemparada.
Mio Çid Ruy Diaz por las puertas entrava,
en mano trae desnuda el espada,
quinze moros matava de los que alcançava.
Gano a Castejon e el oro e la plata.
Sos cavalleros legan con la ganançia,
dexanla a Mio Çid, todo esto non preçia nada.
Afevos los dozientos e tres en el algara,
e sin dubda corren; fasta Alcala lego la senna de Minaya,
e desi arriba tornanse con la ganançia
Fenares arriba e por Guadalfajara.
Tanto traen las grandes ganançias
muchos gannados de ovejas e de vacas
e de rropas e de otras rriquizas largas.
Derecha viene la senna de Minaya;
non osa ninguno dar salto a la çaga.
Con aqueste aver tornanse essa conpanna,
fellos en Castejon o el Campeador estava.
«El castielo dexo en so poder; el Campeador cavalga,
saliolos rreçebir con esta su mesnada.
Los braços abiertos rreçibe a Minaya:
«¿Venides, Albar Fannez, una fardida lança?
¡Do yo vos enbias’ bien abria tal esperança!
Esso con esto sea ayuntado;
dovos la quinta si la quisieredes, Minaya.»

24. Minaya no acepta parte alguna en el botín y hace un voto solemne

«Mucho vos lo gradesco, Campeador contado;
d’aquesta quinta que me avedes mandado
pagarse ia d’ella Alfonsso el Castellano.
Yo vos la suelto e avello quitado.
A Dios lo prometo, a aquel que esta en alto:
fata que yo me pague sobre mio buen cavallo
lidiando con moros en el campo,
que enpleye la lança e al espada meta mano
e por el cobdo ayuso la sangre destelando
ante Ruy Diaz el lidiador contado,
non prendre de vos quanto vale un dinero malo.
Pues que por mi ganaredes quesquier que sea d’algo
todo lo otro afelo en vuestra mano.»

25. El Cid vende su quinto a los moros. No quiere lidiar con el rey Alfonso

Estas ganançias alli eran juntadas.
Comidios’ Mio Çid el que en buen ora fue nado
al rrey Alfonsso que legarien sus compannas,
que l’ buscarie mal con todas sus mesnadas.
Mando partir tod aqueste aver
sos quinnoneros que gelos diessen por carta.
Sos cavalleros i an arribança,
a cada uno d’ellos caen C marchos de plata
e a los peones la meatad sin falla;
toda la quintaa Mio Çid fincava.
Aqui non lo pueden vender Nin dar en presentaja,
nin cativos nin cativas non quiso traer en su companna;
fablo con los de Castejon e envio a Fita e a Guadalfagara,
esta quinta por quanto serie conprada;
aun de lo que diessen oviessen grand ganançia.
Asmaron los moros tres mil marcos de plata;
plogo a Mio Çid d’aquesta presentaja.
A terçer dia dados fueron sin falla.
Asmo Mio Çid con toda su conpanna
que en el castiello non i avrie morada,
e que serie rretenedor mas non i avrie agua.
«Moros en paz, ca escripta es la carta,
buscarnos ie el rrey Alfonsso con toda su mesnada.
Quitar quiero Castejon: ¡oid, escuellas e Minyaya!

26. El Cid abandona el castillo de la taifa de Toledo y marcha a tierras de Zaragoza.

Lo que yo dixier non lo tengades a mal.
En Castejon non podriemos fincar;
çerca es el rrey Alfonsso e buscarnos verna.
Mas el castielo non lo quiero hermar;
çiento moros e çiento moras quierolas quitar,
porque lo pris d’ellos que de mi non digan mal.
Todos sodes pagados e ninguno por pagar.
Cras a la mannana pensemos de cavalgar,
con Alfonsso mio sennor non querria lidiar.»
Lo que dixo el Çid a todos los otros plaz.
Del castiello que prisieron todos rricos se parten;
los moros e las moras bendiziendol’ estan.
Vansse Fenares arriba quanto pueden andar,
troçen las Alcarias e ivan adelant,
por las Cuevas d’Anquita ellos passando van,
passaron las aguas, entraron al campo de Torançio,
por essas tierras ayuso quanto pueden andar,
entre Fariza e Çetina Mio Çid iva albergar.
Grandes son las ganançias que priso por la tierra do va.
Non lo saben los moros el ardiment que an.
Otro dia movios’ Mio Çid el de Bivar
e passo a Alfama, la Foz ayuso va,
passo a Bovierca e a Teca que es adelant
e sobre Alcoçer Mio Çid iva posar
en un otero rredondo fuerte e grand;
açerca corre Salon, agua no l’ puedent vedar.
Mio Çid don Rodrigo Alcoçer cueda ganar.

Cantar Primero: Versos 420- 556

BUSCAR EN LA BIBLIOTECA

Leer el paisaje
VOLVER
Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s