Los amantes de Teruel

Amantes3

LOS AMANTES DE TERUEL

Juan Eugenio Hartzenbusch


ACTO V

ESCENAS III Y IV

Escena III

MARSILLA, que entra por la ventana. ISABEL.

MARSILLA
Desconozco el lugar. ¿Dónde me encuentro?
¿Podrá ser ésta de Isabel la estancia?
Nada hay en ella de Isabel. ¡Qué miro!
Una mujer… qué plácida descansa.
No turbemos…
ISABEL (Abriendo los ojos.)
¡Ay Dios! ¡Un hombre! ¡Cielos!
¿No es él? ¡Él es! Si vienen, si le hallaran…
¿Tendré valor de huir?
MARSILLA
Mi pecho dice
que Isabel está aquí.
(Vuelve a mirar a ISABEL, la conoce, y se acerca a ella con los brazos abiertos: Isabel se desvía.)
¡Prenda adorada!
ISABEL
¡Marsilla!
MARSILLA
¡Dulce bien!
ISABEL
Detente. ¿Cómo
te atreves a poner aquí la planta?
Si te han visto llegar… ¿A qué has venido?
MARSILLA
¡Oh, qué hermosa a mis ojos te presentas!
Nunca te vi tan bella, tan galana…
y un pesar, sin embargo, indefinible
me inspiran esas joyas, esas galas.
Arrójalas, mi bien; toca modesta,
cándida flor en mi jardín criada,
vuelvan a ser tu angelical adorno:
mi amor se asusta de riqueza tanta.
ISABEL (Aparte.)
Su razón adolece del delirio
que primero en la mía dominaba.
MARSILLA
Ya mi susto cesó: veo en tu mano
la señal de tu fe. Tú me esperabas,
y deslumbrar mis ojos pretendiste.
Este anillo es la joya que me agrada.
(Tómale una mano para besársela.)
¡No es el mío! ¡Qué horror! Sierpe se vuelve,
y a devorarme viene las entrañas.
ISABEL
¿No conoces qué indica este atavío
que no puedes mirar sin repugnancia?
Nuestra separación…
MARSILLA
¡Poder del cielo!
Sí. ¡Funesta verdad!
ISABEL
¡Estoy casada!
MARSILLA
¿Cómo pudiste enajenar tu mano?
ISABEL
¡Don Diego!
MARSILLA
Pero, ¿cómo la negaras?
El temor… la violencia… sin saberlo
formó el labio la fatal palabra.
¿No es verdad, Isabel?
ISABEL
El cielo sabe,
y como él sabes tú, si yo te amaba.
Y con todo, Marsilla… ¿lo creyeras?,
al altar he llegado voluntaria.
MARSILLA
¿Es Isabel a quien escucho? ¿Sabes
que te acusas de pérfida, de falsa?
ISABEL
¡Yo pérfida! ¡Gran Dios!
MARSILLA
No, no lo creo.
No movió la cruel desconfianza
mi labio, fue el dolor, es la sorpresa…
Dime… dime tan sólo que me amas.
ISABEL
Mi deber…
MARSILLA
Es amarme.
ISABEL
Tengo esposo.
MARSILLA
Tus bodas a la ley y a Dios ultrajan.
Mía es tu mano, me la dio el cariño,
y de un usurpador vengo a cobrarla.
ISABEL
¿No miras dónde estás? Estas paredes
enemigas te son.
MARSILLA
No temas nada
ni por mí, ni por ti; no estoy yo solo,
mi valor y mi acero me acompañan.
Isabel, si cediste a la violencia,
dilo, si con halagos engañada,
si fuiste por el brillo seducida
de las riquezas, dímelo: sé franca,
yo indulgente seré. Si ya en tu pecho
la fe que un día me tuviste falta,
decláralo también; amor u olvido
de ti reclamo. De mi vida fallas
o de mi muerte: di, que muerte o vida,
como venga de ti, me será grata.
ISABEL
¿Qué podré yo decir? Dios lo ha querido.
El término expiró; fueme anunciada
tu muerte; yo creída…
MARSILLA
¿Y tus promesas?
Cuando resuelta la partida aciaga
de ti me despedí, ¿qué me dijiste?
«Parte, que tu Isabel fina te aguarda.
O mi mano mis padres te conceden,
o me consagro a Dios.»
ISABEL
Si penetrara
mi corazón tu vista… si supieras,
no de este enlace la secreta causa,
¡no!, lo que me ha costado de suspiros
rendir el cuello a la coyunda sacra,
lágrimas de piedad en vez de quejas
te debiera mi suerte desgraciada.
¡Qué! La Isabel a quien llamaste tuya,
¿no pudo merecerte que pensaras
que cuando a Azagra abandonó su mano,
para siempre de ti la separaban
obstáculos inmensos y terribles
que superar no pudo fuerza humana?
MARSILLA
¡Obstáculos! ¡Secretos! ¿Cuáles? Dilo.
ISABEL
Jamás.
MARSILLA
¿Así te justificas? Habla.
ISABEL
Imposible, imposible.
MARSILLA
¿Desde cuándo
tuvo en tu pecho la reserva entrada
para tu amante?
ISABEL (Aparte.)
¡Oh madre!
MARSILLA
¿No respondes?
ISABEL
Respeta los secretos de una dama…
Suponte de mi muerte persuadido
en un rincón del África o del Asia,
supón que allí una voz, voz revestida
de la más fuerte y seductora magia,
voz cuyo acento penetrante esfuerzan,
en la más favorable circunstancia,
naturaleza, gratitud, y todo
cuanto puede hallar eco en tus entrañas,
a tus oídos suplicante llega,
y un sacrificio enorme te demanda,
sacrificio de vida para alguno,
de muerte para ti que la anhelaras…
di, ¿no te hubieras como yo casado?
MARSILLA
Jamás; nada respeta quien bien ama.
Todo el amante fiel lo sacrifica
en el altar del numen que idolatra.
¿Piensas que en esta ausencia no ha sufrido
mi fino corazón recias batallas?
¿No viste a esa mujer que de mi muerte
te dio la nueva, por desdicha falsa?
Esa mujer me amó: yo el sacro nudo
que la unía al rey árabe ignoraba;
ella mi ley y la fortuna mía
se prestaba a seguir; ya desdeñada,
con hórrido suplicio rencorosa
me amenazó: ni halago, ni amenazas,
ni el grito que en mi cuerpo falleciente
naturaleza con espanto alzaba,
que vacilase conseguir pudieron
el tesón varonil de mi constancia.
Tuyo viviendo, tuyo en el sepulcro
me quise conservar. En vano tratas
de asemejarme a ti: veo con pena,
¡pena cruel que me destroza el alma!,
que creyendo tu pecho igual al mío,
mi cariño leal se equivocaba.
ISABEL
Pues bien, Marsilla… ¿para qué negarlo?
Preciso es confesar que soy culpada.
Nada a tus ojos excusarme puede.
Todo me acusa y en mi daño clama.
Perdón, Marsilla; si capaz he sido
de faltar a la fe que te jurara,
tú, que nunca cesaste de quererme,
tú me perdonarás. Arrodillada,
deshecha en llanto, tu Isabel te pide
perdón, piedad. Merézcate esta gracia…
porque la miras por la vez postrera.
Lleve yo a la presencia soberana
del sumo Juez, que al tribunal eterno
ya con tremenda voz llegar me manda,
este favor de ti. Sin perdonarme,
por Dios, Marsilla, que de aquí no salgas.
MARSILLA
¡Tú a mis pies! ¡Tú culpable te confiesas,
Isabel! Mas ¿qué importa? Tú me engañas.
Lo que tu acción, lo que tu labio dice
lo desmiente ese llanto que derramas.
No es ese llanto de arrepentimiento,
no, que es de amor, de amor puro, sin tacha,
fiel como el mío, sí. Luz de mis ojos,
cesa ya de llorar, cesa, levanta.
Dame la vida en una voz.
ISABEL
¿Prometes
una orden mía obedecer?
MARSILLA
¡Ingrata!
¿Cuándo me rebelé contra tu gusto?
¿Mi voluntad no es tuya? Dispón, habla.
ISABEL
Júralo.
MARSILLA
Sí.
ISABEL
Pues bien: yo te amo. Vete.
MARSILLA
¡Cruel! ¿Temiste que ventura tanta
me matase a tus pies, si tu dulzura
con la hiel del dolor no iba mezclada?
¿Cómo esas dos ideas enemigas
de amor y de destierro hiciste hermanas?
ISABEL
Ya lo ves, no soy mía; soy de un hombre
que me hace de su honor depositaria.
Deslindar sus derechos es en vano:
yo debo serle fiel, Dios me lo manda.
Marsilla, virtuosos hemos sido
hasta aquí; la pasión que nos inflama
es una virtud más: ¿por qué pretendes
en la última prueba profanarla?
Si añadir que te adoro es necesario,
que en mi pecho tu imagen estampada
siempre conservaré, yo lo repito,
yo lo juro; mas huye sin tardanza.
Libértame de ti, sé generoso,
libértame de mí.
MARSILLA
No sigas, basta.
¿Tú la ausencia me intimas? Es la muerte.
¿Cómo puedo vivir sin esperanza?
Yo proteger tu vida pretendía,
pero tus padres suplirán mi falta.
No temas, no, que de mi fin te acuse.
Contento muero porque tú lo mandas.
Permite en recompensa que te estrechen
mis brazos una vez, y que su estampa
deje en tu frente cándida mi labio.
ISABEL
No es posible, Marsilla: soy casada.
MARSILLA
Es mi postrera súplica.
ISABEL
¿No tienes
piedad de una mujer enamorada?
MARSILLA
¡Oh!, tenla tú de mí. Será el abrazo
de un hermano dulcísimo a su hermana,
cual mi fe tierno, cual tu frente puro.
ISABEL
No te acerques.
MARSILLA
En vano me rechazas.
ISABEL
¡Dios eterno! ¡Salvadme! Deteneos,
Marsilla, o grito a don Rodrigo…
MARSILLA
Llama,
llámale, fementida; mas no creas
que tu voz oiga y a tu grito salga.
No lisonjeros plácemes oyendo,
su vanidad en el estrado sacia,
no; lejos de los muros de la villa
muerde la tierra que su sangre baña.
ISABEL
¡Qué horror! ¿Le has muerto?
MARSILLA
¡Pérfida! ¿Te afliges?
Si lo sospecho, ¿quién le libra? ¡Oh rabia!
ISABEL
¿Vive?
MARSILLA
Merced a mi clemencia loca,
vive: apenas cruzamos las espadas,
ya en su costado se clavó la mía:
un momento después postrado estaba
su orgullo en tierra, en mí poder su acero.
¡Oh maldita destreza de las armas!
¡Maldito el hombre que virtudes siembra
si ha de coger cosecha de desgracias!
No más humanidad, crímenes quiero.
A ser cruel tu crueldad me arrastra,
y en ti la he de estrenar. Al punto, ahora
vas a salir conmigo de esta casa.
ISABEL
No, no… ¡Dios mío! ¡Quítame la vida!
MARSILLA
Me seguirás.
ISABEL
¡Desventurado…!
MARSILLA
Calla.
Ya nada escucho.
ISABEL
¿Has de atreverte…?
MARSILLA
A todo.
Si es ya preciso. ¿Sabes que se trata
de tu vida, infeliz? ¿Sabes qué dijo
el cobarde que lloras desolada
al caer en la lid? «Tuyo es el triunfo,
pero medios me quedan de venganza.»
ISABEL
¿Qué dijo? ¿Qué?
(Aterrada.)
MARSILLA
«Me vengaré en don Pedro,
en Margarita, en Isabel; un arma
a los tres herirá.»
ISABEL
¡Santos del cielo!
Corramos, estorbemos… -¿Dónde se halla?
Dilo.
MARSILLA
Esposa leal, deja el cuidado:
ya a tu padre dispuse que avisaran,
y a su lado estará.
ISABEL
(En la mayor desesperación.)
¡Tú me has perdido!
La desventura sigue tus pisadas.
MARSILLA
Va con tu padre el juez; nada receles.
ISABEL
¡Para esto di mi mano!
MARSILLA
¡Desdichada…!
ISABEL
¿Qué es lo que hiciste?
MARSILLA
Tu traición revelas.
¡Impostora! -¡Y decía que me amaba!
ISABEL
¡Hombre de maldición! ¡Ojalá nunca
de Teruel las almenas avistaras!
¡Cruel! ¿Amor a reclamar te atreves
de una mujer por ti despedazada?
Ya te aborrezco.
MARSILLA
¡Oh Dios! ¡Ella lo dice!
(Cae en un escaño como herido de un rayo.)
No puedo más.
ISABEL
¡Qué miro! Se desmaya.
Perdóname un momento de despecho…
MARSILLA
Isabel me aborrece… ¡Me engañaba!
Aquí siento… ¡qué angustia! Yo la adoro…
y ella me aborrecía… ella me mata.
(Muere.)
ISABEL
¡Madre mía! ¡Favor! Marsilla… ¡Cielos!
Parado el corazón, la frente helada…

Escena IV

Dichos. MARGARITA. Después DON PEDRO, seguido de algunos caballeros, damas y criados.

MARGARITA
¡Qué es esto! ¿Por qué gritas, hija mía?
ISABEL
Socorredle, salvádmele.
MARGARITA
¡Qué veo!
¿Se halla herido también? Cuando disipa
por fin Azagra mi inquietud, encuentro…

(Salen DON PEDRO, damas, caballeros y criados.)

PEDRO ¡Marsilla!
ISABEL (A su padre.) Sí, no me culpéis.
(A su madre.) Su vida…
MARGARITA (Después de haber tentado las manos de MARSILLA.)
¡Huye de aquí, infeliz!
ISABEL
¿Con que ya es muerto?
TODOS
¡Muerto!
ISABEL
Yo le maté: quise alejarle…
que le odiaba le dije… El sentimiento,
el espanto… ¡Y mentí!
PEDRO
Ven, hija mía.
ISABEL
Pero también de mí se apiada el cielo.
Ya de la eternidad me abre la puerta,
y de mis ojos huye el mundo entero,
y una tumba diviso solamente
con un cadáver, y a su lado un hueco.
¡Marsilla…! Yo te amé, siempre te amaba…
Tú me lloraste ajena, tuya muero.

(Arrójase sobre el cuerpo de DON DIEGO, y expira quedando de rodillas abrazada con él.)

Los amantes de Teruel (Juan Eugenio Hartzenbusch)
BUSCAR EN LA BIBLIOTECA

Amantes3
REGRESAR

Inicio

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s