Virgen de la Peña

pena4

LA PEÑA DE FRANCIA

Tirso de Molina: La Peña de Francia (Escena final)


Imágenes: Peña de Francia, santuario, imagen de la Virgen y fuente de Simón Vela (foto jjferia)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para la composición de la comedia «La Peña de Francia», Tirso de Molina bebió en fuentes como la «Flos Sanctorum» donde se recoge la piadosa leyenda de Nuestra Señora de la Peña de Francia: Partiose para allá, y llegó a una sierra muy fragosa que tiene este nombre, y se llama Peña de Francia. La cual confina con tres Obispados, y es término de todos ellos: el de Salamanca, el de Coria, y el de Ciudad Rodrigo […] Caminando a lo alto della Simón Vela, y tomándole la noche, púsose en oración, pidiendo afectuosamente a la Madre de Dios le descubriese dónde estaba su Imagen, pues le había traído a la Peña de Francia. Cansado de la oración adurmiose, y dormido apareciósele la Sagrada Virgen con su bendito Hijo en los brazos rodeada de grande claridad. Hablóle estando él contentísimo de verla, y dixo, que cavase en el lugar donde ella estaba, y que pusiese lo que hallase en lo más alto de la sierra en una Iglesia que allí se haría. Desapareció la Virgen, y quedó muy consolado Simón Vela: fue otro día a San Martín del Castañar, y truxo gente, que fueron cinco personas, cavaron en el lugar donde la Virgen se le apareció; y después de haber quitado todos juntos una Peña grande con otras de alrededor, vieron la Imagen de la Madre de Dios con su bendito Hijo en sus brazos, que de todos recibieron celestial consuelo, poniéndose en oración, adorándola, y reverenciando a la Virgen, como a Madre de Dios. Otro día hicieron con tablas, y corchos, que truxeron de los lugares de la comarca una cabaña, o choza, donde estuvo la Imagen. […] Crecía cada día más la fama de esta Santa Imagen por los milagros que hacía, y publicándose en la Corte del Serenísimo Rey Don Juan el II, que en aquel tiempo reinaba en Castilla, el Maestro Fray Lope de Barriento, del Orden de los Predicadores, Confesor que era del Príncipe Don Enrique, hijo del ya nombrado Rey Don Juan, varón de grandes letras y vida, que fue Obispo de Ávila, y después de Segovia, pidió en merced al Rey aquella casa para fundar un Monasterio de su Orden, y fuele concedida. Flos Sanctorum (Alonso de Villegas, 1568)

pena3
Fuente de Simón Vela en la pista de subida a la Peña de Francia (foto jjferia).

LA PEÑA DE FRANCIA

(Acto III, escena final)

TIRSO (pastor):  Nueso amo, venga y verá
la maravilla más rara
que en el mundo ha sucedido.

CONDE (de Urgel):  Quedo, necio.

TIRSO:  Oiga, que es brava:
el escolar que siguiendo
los carros de Salamanca
se mos vino tras nosotros
descubrió una imagen santa
dentro de una dura peña,
de donde salió más crara
que el sol, y llevando todos
azadones y palancas
desencajamos el risco
do la imagen se encerraba;
y cortando de los robles,
de enebros y encinas, ramas,
para adornarla, hemos fecho
(aunque humilde) una cabaña.
Mas hétela, se aparece.

(Descúbrese una cabaña de ramos en
lo alto, y en un altar de lo mismo,
una imagen de Nuestra Señora, con
luces, y a su lado Simón Vela.)

REY (Juan II):  ¡Oh Madre del gran Monarca,
que bajando del impíreo
hizo trono tus entrañas!
A dichoso tiempo vine.
¡Yo haré que te labren casa
donde estés con más decencia!

CONDE:  ¡Gran milagro!

ENRIQUE (Príncipe):  ¡Cosa extraña!
Pero ¿aquél no es Simón Vela,
y esta, la Peña de Francia,
que con tanta devoción
por nuestros reinos buscaba?
Amigo, tu suerte envidio.

SIMÓN:  Yo, señor, te doy colmadas
gracias por lo que te debo,
y el parabién de que salgas
del golfo de tus desdichas
al puerto de tu esperanza.
Rey don Juan, sol de Castilla,
esta imagen soberana
está aquí desde los tiempos
que Rodrigo perdió a España.
Haz, pues, que aquí se fabrique
una generosa casa,
y que su gobierno tengan
los Padres de la Orden sacra
del grande español Domingo;
porque ya el cielo me llama
para darme en dulce muerte
hallazgos de tal ganancia..

REY:  Yo haré, divina Señora,
lo que vuestro siervo manda.
Demos, Enrique, la vuelta
a mi corte, donde os hagan
recibimientos festivos;
y de Aragón y Navarra,
los reyes a alegrar vengan
bodas de nobleza tanta,
que al viejo conde de Urgel
restituirán a mi instancia
los estados que ha perdido,
pues ya sus desdichas pasan.

CONDE:  Llámete su augusto Roma.

ENRIQUE:  Esta imagen (de Dios Alba)
es la que España venera,
y esta, la Peña de Francia.

Tirso de Molina (1579-1648):
La Peña de Francia 

Leer más

LA PEÑA DE FRANCIA

Madre Blanca de Castilla,
que a Francia le dio un rey Santo;
maternidad castellana
de corazón todo blanco.
Nuestra Señora la Virgen,
Madre de Dios soberano,
la de la Peña de Francia
en el corazón serrano
de España, sobre las Hurdes,
de Extremadura barranco;
maternidad castellana,
que está de piedad sangrando.
Peña de Francia desnuda,
¡ay, corazón descarnado!;
Madre Blanca de Castilla
diole a Francia Luis el Santo.

Miguel de Unamuno (1864-1936)

pena5
Imagen de Nuestra Señora de la Peña de Francia (foto jjferia).

Ver álbum en Flickr:

Peña de Francia


Ver imágenes

wikiloc

Inicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s